Publicado el

Las ciudades de Brasil imprescindibles en un viaje

CIudades de Brasil

Las ciudades de Brasil son paradas imprescindibles en cualquier viaje por el gigante sudamericano. Aunque Brasil también cuente con grandes destinos naturales como perderse por el Amazonas o las Cataratas del Iguazú, la mayor parte de los viajes cuentan con las paradas en las ciudades como sus grandes highlights.

Si preguntas que ver en Brasil seguro que lugares como Río de Janeiro o Salvador de Bahía van a estar en la lista. Ciudades Patrimonio de la Humanidad, con monumentos, playas y naturaleza.

En este artículo vamos a hacer un repaso por esas ciudades que deberías conocer al menos una vez en la vida. Brasil es un país inabarcable y es posible que no puedas verlas todas en un único viaje. No te preocupes, también es un destino al que siempre se quiere volver.

Aunque te preguntes si viajar a Brasil es peligroso, que reine la tranquilidad. Hace años que incluso muchas de las favelas de Río se pueden visitar. La situación ha mejorado muchísimo y se ha convertido en un destino ideal para el turismo cultural, de naturaleza y de playa.

Río de Janeiro

Río de Janeiro

Pocos lugares hay en el mundo más emblemáticos que Río de Janeiro. La ciudad carioca es, sin duda, el gran destino turístico entre las ciudades de Brasil. Como pasa con otros lugares como Londres, Nueva York o Buenos Aires, estamos ante una ciudad con miles de cosas que ver y hacer, pudiendo ser incluso el único destino de nuestro viaje.

Entre lo que ver en un viaje a Río de Janeiro destacan playas llenas de ambiente como Copacabana o Ipanema, pero también algunos de los monumentos de Brasil más importantes como el Cristo Redentor, una de las nuevas maravillas del mundo.

Barrios trendy como Santa Teresa o incluso visitar algunas de las favelas son igualmente interesantes. Por no hablar de la gastronomía, el carnaval o su jardín botánico.

Si queremos naturaleza, también es un buen destino. Pese a ser una ciudad grandísima, hay varios parques nacionales alrededor y dentro de ellas en sus cerros. Es, sin lugar a dudas, un lugar que lo tiene todo y que deberías visitar.

Salvador de Bahía

Salvador

Salvador de Bahía es, sin lugar a dudas, la otra gran ciudad turística de Brasil.  Situada en la zona noreste, es también la capital de la cultura afrobrasileña. Así, se trata de uno de los mejores lugares en los que comer en Brasil con platos típicos que beben de la fusión de la cocina africana, la indígena y la portuguesa.

Salvador destaca también por su maravilloso casco histórico colonial. Llamado Peleourinho, se trata de una zona increíble para pasear entre iglesias y palacios centenarios. De hecho, toda esta zona es Patrimonio de la Humanidad.

Más allá de sus monumentos tenemos que mencionar su cultura y su artesanía. Lugares como el Mercado Modelo, el mayor mercado de artesanía de todo Brasil, son imprescindibles para conocer más a fondo las características de esta emocionante ciudad. Y su carnaval es igualmente una delicia.

Paraty

Calle de Paraty

Si te gusta la historia, un lugar donde ir de vacaciones en Brasil es la bellísima ciudad colonial de Paraty. A medio camino entre Río de Janeiro y Sao Paulo se caracteriza por su pequeño y acogedor tamaño, teniendo solo 30 mil habitantes frente a los millones de las ciudades anteriores.

Sin embargo, ha sido una de las ciudades más notables de la historia de Brasil. Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, era el puerto desde donde se exportaba el oro de Brasil durante siglos.

Su casco histórico colonial es completamente peatonal, con casas bajas y empedrado que se mantiene impertérrito tras cientos de años. Una de sus mayores curiosidades es que, al no tener sistema de alcantarillado en un principio, se creó una fórmula muy inteligente.

Básicamente, cuando la marea subía el agua del mar limpiaba las calles, mientras que las casas y las aceras se mantenían por encima del nivel del agua. Se trata de un espectáculo que realmente merece la pena ver.

Además, en la zona hay playas increíbles.

Recife

Calle de Recife

Hablando de playas de Brasil, pocas hay más increíbles que las de Recife. La playa principal de la ciudad, Boa Viagem, se extiende durante siete kilómetros junto al casco urbano.

Por supuesto, Recife también cuenta con un bello casco histórico colonial, que si bien es más pequeño que el de Salvador o Paraty, también es interesante para visitar.

En Recife el carnaval también es muy importante, con su propio estilo de música, el frevo, y un museo en el que ver los grandes monigotes con los que salen durante la fiesta. El frevo es, desde 2012, Patrimonio Inmanterial de la Humanidad por la UNESCO.

Recife es un destino bastante interesante para conocer el Brasil más real, alejándonos un poco de lugares más turísticos, pero teniendo igualmente nuestra dosis de playa y cultura. Además, en las cercanías se encuentra la zona de playa de Porto Galinhas, un verdadero paraíso natural, y la bella ciudad de Olinda, otra de las ciudades de Brasil imprescindibles.

São Luis de Maranhao

Sao Luis

Uno de los destinos habituales al hacer un circuito en Brasil es São Luis de Maranhao. Normalmente, suele ser una de las pocas ciudades de Brasil que los turistas no han escuchado de antemano y, sin embargo, siempre termina siendo una de sus favoritas.

Estamos ante otra gran ciudad colonial pero que tiene una identidad única. La ciudad fue fundada por franceses, más tarde la ocuparon los holandeses hasta que finalmente se quedó como parte del imperio portugués. Las tres culturas europeas han dejado su impronta en la ciudad.

Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1997, entre sus calles vemos antiguos palacios, iglesias y edificios llenos de azulejos, al más puro estilo portugués. Sus mercados y gastronomía también son super interesantes, siendo otra de las ciudades que permiten conocer el otro Brasil.

Además, la ciudad es el punto de partida para visitar el Parque Nacional Lençois Maranhenses, otro de los mayores espectáculos de la naturaleza en Brasil. Un mar de dunas junto al océano, con diferentes lagunas que se forman por el agua de lluvia y donde te puedes bañar.

Manaus

Fachadas coloridas de Manaus

Una parada habitual en cualquier ruta por el norte de Brasil es Manaus o Manaos, la capital de la Amazonía. En este caso, estamos ante una ciudad reciente, que no cuenta con un importante casco histórico colonial como las otras opciones de la lista.

De hecho, sus edificios más notables provienen de la época dorada de la ciudad, a principios del siglo XX, cuando la industria del caucho la convirtió en una de las ciudades más ricas del mundo.

Sin embargo, cuando visitamos Manaus en el siglo XXI, más que ver sus edificios notables lo que hacemos es utilizarla como puerta de entrada al Amazonas. Desde este lugar es imprescindible hacer un crucero por este río y pasear por la selva más grande del mundo, el verdadero pulmón verde del planeta.

La unión entre el río Negro y el Solimões es una de las grandes sorpresas que no nos podemos perder.

Curitiba

Curitibia

Otro de los lugares que ver en Brasil es Curitiba. Esta gran ciudad del sur brasileño destaca por sus parques y espacios naturales. De hecho, se le conoce como la capital ecológica de Brasil.

Por supuesto, también tiene sus edificios coloniales, pero es la parte más moderna lo que le ha dado una mayor fama. Increíblemente llamativo es el Museo Niemeyer, probablemente el mejor edificio del famoso arquitecto, que muestra todo lo que le convirtió en uno de los grandes nombres de la arquitectura moderna.

También muy interesante es su jardín botánico. En total, en el jardín hay 178.000 m² de extensión, pero lo que más llama la atención es el jardín de las sensaciones. Se trata de una zona que se recorre con los ojos vendados, para poder oler y tocar las plantas y transportarte a otro mundo.

Para ver bien lo grande e impresionante que es la ciudad nada como subir al mirador de la Oi Tower, con una panorámica increíble también de sus múltiples parques. De ellos, el más recomendable es el Parque Tanguá, el más grande con 235.000 m² de extensión  y probablemente también el más bonito.

Olinda

Olinda

Olinda es un lugar imprescindible para disfrutar del mejor carnaval de Brasil. Además, es también una de las ciudades más hermosas de Brasil. De hecho, fue uno de los primeros lugares del país en ser Patrimonio de la Humanidad, siendo declarado así en el año 1982.

La ciudad es completamente colonial, llena de casas pintadas de colores con cerrajería y azulejos. De hecho, es conocida popularmente como la Pequeña Lisboa.

Entre talleres de artesanía, puestos de comida callejera y lugares con encanto, podemos ver sus famosos grandes muñecos de Carnaval o, simplemente, perdernos entre sus callejuelas.

Si vas a Olinda no te puedes perder tampoco el Alto da Sé, desde donde se ven las mejores vistas de la ciudad, incluyendo la costa y sus iglesias orientadas a la Catedral. Muy cerca de Recife, se suelen visitar las dos ciudades en un único viaje.

Si quieres disfrutar de las mejores ciudades de Brasil, deja que te preparemos un viaje a tu medida.

Brasil