Publicado el

Sri Lanka y Maldivas: la combinación de viaje perfecta

Sri Lanka y Maldivas

Hacer un viaje a Sri Lanka y Maldivas es una combinación de viaje perfecta. Del exotismo de la antigua Ceilán al paraíso terrenal que es el archipiélago de Maldivas, en el que descansar de la aventura en la Perla del Índico.

En un Sri Lanka con safari, ruinas, ciudades y monumentos tenemos todo lo necesario para una aventura inolvidable. Maldivas es otra historia. Es relax, descanso pero también actividades. Island hoppings, buceo, snorkel y deportes acuáticos junto a playas maravillosas, piscinas privadas y cabañas sobre el agua.

Unidas ofrecen la posibilidad de un viaje completo y muy placentero. Esta combinación es muy común para una luna de miel en Sri Lanka, pero igualmente funciona para una escapada en pareja de descanso y desconexión.

Además, los vuelos de Sri Lanka a Maldivas son muy baratos, siendo la forma más económica de llegar. No en vano, los habitantes de Maldivas son de los pocos que pueden ir a Sri Lanka sin visado.

Y es que Maldivas y Sri Lanka siempre han tenido una relación muy cercana. La gastronomía es muy similar y también tienen el mismo origen étnico, ya que las islas se poblaron por grupos emigrados tanto de Sri Lanka como del resto del subcontinente indio.

La mejor época para viajar a Sri Lanka y Maldivas

Playa de Mirissa

Una de las razones por las que elegir como destino Sri Lanka y Maldivas es porque son completamente compatibles meteorológicamente.

El tiempo en Sri Lanka es muy particular, como ya te hemos comentado. Cuenta con dos monzones diferentes y siempre hay uno sobre la isla. La cuestión es que cuando hay un monzón, el otro desaparece en la otra mitad y hace un tiempo excelente.

Pues bien en la parte suroccidental, que es la zona donde se concentran todos los atractivos que ver en Sri Lanka, hace buen tiempo entre diciembre y marzo. Esa época se produce el monzón Maha en el norte y el este, dejando un tiempo perfecto en las montañas del centro y la costa occidental.

Curiosamente, la mejor época para viajar a Maldivas coincide. Esta época se produce entre noviembre y abril, por lo que empieza un mes antes y acaba un mes después. Esto permite, por ejemplo, viajar a Sri Lanka a finales de marzo para entrar a principios de abril en Maldivas.

Igualmente, también está la opción de hacerlo al revés. Ir en noviembre a Maldivas y pasar a diciembre en Sri Lanka. Esta opción es menos recomendable porque lo interesante es acabar en Maldivas y descansar allí, para volver con las pilas cargadas.

Sin embargo, si vienes con mucho estrés y prefieres la actividad para el final, también se puede hacer al revés.

Sea como sea, hay que tener en cuenta que a Sri Lanka y Maldivas se puede viajar todo el año. Si toca la época del monzón Yala, entre abril y noviembre, podemos visitar la parte noreste de Ceilán, mucho menos conocida y donde brilla el sol.

Y en Maldivas, aún en época de lluvias, las precipitaciones solo duran una o dos horas al día normalmente, después sale el sol.

Seguridad en Sri Lanka y Maldivas

Sri Lanka en tren

Quizá te estés preguntado si es seguro viajar a Sri Lanka y Maldivas. En ambos casos, la respuesta es que sí. Con nuestra comparación India vs Sri Lanka ya comentábamos que el último es un país con infraestructura más moderna, más limpio y algo menos caótico.

En el caso de Maldivas, se trata de un país que vive casi exclusivamente del turismo, especialmente del turismo de lujo, por lo que tiene todo preparado para que sea lo más seguro posible. Como explicaremos más tarde, salvo unas pocas excepciones, los alojamientos se sitúan en islas exclusivas para turistas, por lo que hay muy pocos riesgos.

En nuestra guía de Sri Lanka ya comentamos que sí que es importante cumplir los protocolos sociales. Por ejemplo, en Sri Lanka no está bien visto las muestras de afecto en público y habrá que llevar cubiertos hombros y piernas para entrar en templos y recintos sagrados.

Igualmente, si vamos a la playa en Malé, la capital de Maldivas, el bikini está prohibido, pero en las islas turísticas no tendrás ningún problema de vestuario. En las playas de Sri Lanka tampoco tendrás problema con el bikini.

La conducción en Sri Lanka, sin ser tan caótica como en India, si puede ponernos nerviosos. Se conduce por la izquierda y siempre es mejor contar con un chofer local. Conducir nosotros si puede ser algo peligroso, como en otros países del sur de Asia.

Para viajar por nuestra cuenta, es mucho mejor hacer un Sri Lanka en tren, ya que los mismos funcionan muy bien y permiten disfrutar de unos paisajes realmente espectaculares.

¿Qué ver en Sri Lanka y Maldivas?

Interior de las cuevas de Dambulla

Para un viaje en Maldivas y Sri Lanka en 2 semanas, probablemente hay que preguntarse qué debemos ver.

Si pensamos en naturaleza, lo primero que se nos viene a la mente son los Parques Nacionales de Sri Lanka. Los más importantes son el Parque Nacional de Yala, en el sur, y el Parque Nacional de Minneriya, en la zona central.

Otras dos opciones muy interesantes, pero menos populares son el Parque Nacional de Udawalawe, conocido por sus elefantes, y el Parque Nacional Wilpattu, donde viven los osos bezudos.

Además, en estos parques podrás ver animales como monos, leopardos o una gran variedad de aves y reptiles.

En Maldivas el verdadero interés está en el mar y no en la tierra. Lo ideal es hacer snorkel y submarinismo, para poder ver sus arrecifes de coral y la vida que albergan, lleno de peces de colores vibrantes.

Respecto al Patrimonio, no podemos olvidarnos de templos de Sri Lanka, fortalezas y ruinas.

Entre las ruinas, imprescindible Anuradhapura, capital de Sri Lanka desde el IV a.C. hasta el siglo XI d.C. También la siguiente capital, Polonnaruwa te dejará sin palabras. Veamos un poco más a fondo estos lugares especiales que ver en el viaje.

Cuevas de Dambulla

Monjes en Dambulla

Y si queremos mezcla entre ruinas, templos y fortaleza, hay que dejar paso a las Cuevas Budistas de Dambulla. Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, estamos ante una zona con más de 80 cuevas sagradas convertidas en templos que llevan usándose desde época prehistórica.

Ver las 80 cuevas sería una labor interminable para el viaje, por lo que solo se visitan cinco, las más espectaculares. En su interior, podemos ver diferentes estatuas de Budas (153, así como varios dioses y reyes esrilanqueses) y pinturas antíquisimas que representan diferentes escenas de la vida de Buda.

Se trata de un lugar sagrado espectacular, con cada cueva visitable de un periodo diferente. Así, podremos echar un vistazo a la amplia historia de Sri Lanka en una única visita, desde el siglo I en la Cueva de los Grandes Reyes al siglo XVIII del Gran Monasterio Nuevo.

En la zona también hay otras cuevas de Sri Lanka con restos prehistóricos muy interesantes.

Sigiriya

Sigiriya

Sigirya, la fortaleza del León también es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y otro imprescindible en Sri Lanka. Se trata de un complejo arqueológico en mitad de la naturaleza, único en el mundo.

A lo lejos, lo que vemos es una gran roca que sobresale en la naturaleza, pero conforme nos acercamos nos damos cuenta que Sigiriya es mucho más. En la zona baja de la roca hay unos jardines preciosos, así como estancias de un antiguo palacio y ciudad del siglo V.

Sin embargo, el gran atractivo está en subir a la fortaleza. Para ello hay que tomar una pequeña escalerita tallada en la roca, no recomendada para los que sufran de vértigo. Estas escaleras se convierten en metálicas en la zona superior.

Una vez arriba, merece la pena. Hay frescos en la pared inolvidables, así como los restos de un palacio, por no hablar de las vistas. La llanura boscosa de Sigiriya, junto con los jardines del palacio, ofrecen una de las perspectivas más famosas y únicas de Ceilán.

Merece mucho la pena llegar hasta arriba, porque desde abajo y a distancia, solo parece una roca, pero mientras subes ves que hay estancias internas y que toda la parte superior estuvo construida con una fortaleza fastuosa. Quince siglos después, Sigiriya sigue alucinando a los visitantes que consiguen llegar hasta arriba.

Colombo

Gangaramaya

Dejando de lado las ruinas y pasando a las ciudades de Sri Lanka, tenemos que mencionar Colombo, la capital. No siempre forma parte de las rutas turísticas, pese a ser puerta de entrada y salida, y, sin embargo, permite descubrir otra cara más real del país.

Una de nuestras paradas imprescindibles es el templo Gangaramaya. Del siglo XIX, está ubicado a orillas del lago Beira. Esto le da parte de su encanto, porque muchas de sus instalaciones están construidas directamente sobre el agua. Destaca una réplica de Borobudur, el templo budista más grande del mundo (evidentemente de pequeño tamaño).

Este templo nos permite ver cómo son hoy día los templos budistas de una gran capital y admirar sus diferentes budas y artesanías, así como el trasiego de locales mientras realizan sus diferentes rituales.

Otra clave de visitar Colombo son las compras. Al final, en el resto del viaje, entre naturaleza y ruinas, no sobra el tiempo para llevarnos recuerdos a casa. Sin embargo, en Colombo podemos ver el increíble Mercado de Pettah, en el que podemos encontrar de todo y a precios muy económicos. Es realmente el corazón de la ciudad.

El otro corazón de Colombo es su paseo marítimo, llamado Galle Face Green. Se trata de una explanada junto al mar, con diferentes puestos de comida callejera. Llena de músicos ambulantes, se trata del lugar donde los locales van a pasar el día, a comer algo y pasarlo bien. Sin duda, ofrece una perspectiva diferente y, sobre todo, real de la verdadera Sri Lanka.

Kandy

Kandy lago

Kandy es otra ciudad imprescindible para el viaje a Sri Lanka y Maldivas.  Aquí destaca el Templo del Diente de Buda es Patrimonio de la Humanidad y uno de los centros del budismo internacional. En su interior, se conserva la reliquia de un canino izquierdo que, supuestamente, pertenecía a Buda.

De hecho, si viajamos a Kandy entre julio y agosto podremos encontrarnos la profesión del Diente de Buda, una gran celebración de diez días de duración llena de elefantes, bailarines, fuego y espectáculos que convierte la ciudad en una de las capitales mundiales del budismo.

El templo es imprescindible, pero debes tener en cuenta que las fotos están prohibidas donde se encuentra el diente y sus manuscritos. No es un templo muy antiguo, ya que durante la Guerra Civil hubo un atentado que hizo que hubiera que reconstruir parte, aunque el diente no se vio afectado.

La ciudad, capital de las montañas, cuenta con otros templos interesantes y en sus alrededores hay uno de los jardines botánicos más interesantes del mundo.

Galle

Iglesia en Galle Sri Lanka

Por último, hay que mencionar la ciudad colonial portuguesa de Galle, junto al mar. Su fortaleza, su iglesia y su arquitectura te encantarán. Estamos ante la que es, arquitectónicamente hablando, la ciudad más hermosa de Sri Lanka.

Primero colonia portuguesa y luego holandesa, cuenta con edificios históricos de piedra, pero sobre todo destaca su fortaleza, que recuerda a otras fortalezas coloniales de Asia y América.

Es un lugar que sirve de punto de encuentro entre Asia y Europa, con una gastronomía fusión que hace honor a su naturaleza. Además, más allá de la belleza de su casco histórico, está situada en la zona de mejores playas del país. Ya sea en la ciudad o yendo al norte o al sur de la misma, encontraremos verdaderos paraísos junto al mar.

Aunque, ya puestos, quizá sea mejor esperar a la próxima parada del viaje: Maldivas.

Malé (Maldivas)

Ciudad de Malé

Es difícil señalar que ver en Maldivas porque cada isla es única y, como hemos mencionado, principalmente se ven playas y fondos marinos, muy similares en los diferentes atolones. Sin embargo, si tenemos tiempo, podemos echarle un vistazo a la capital.

En Malé, la mezquita y su mercado de pescado también merece una visita. Esta ciudad permite descubrir cómo es Maldivas para la población local, más allá de las islas turísticas y su situación legal especial.

Eso sí, hay que seguir una serie de normas que no tendremos que seguir en nuestro resort. Por ejemplo, si queremos visitar la playa de Malé y bañarnos con los locales, tendremos que hacerlo totalmente vestidos. En la capital los bikinis no están permitidos porque se rigen por la ley islámica.

Malé también permite conocer un poco más de la verdadera comida maldiva, ya que en los resorts los platos han sido adaptados al gusto del turista. Aquí veremos lo mucho que tienen en común con Sri Lanka, con muchos currys de pescado y snacks como samosas de verduras.

Particularidades de viajar a Maldivas

Avioneta en Maldivas

Como ya hemos adelantado, Maldivas es un destino muy especial. Se trata de un lugar muy diferente a otros destinos.

El gobierno de Maldivas, muy conservador, tenía miedo que las costumbres de los turistas afectasen a la moral de sus habitantes, por lo que propuso un sistema de turismo único en el mundo.

En este sistema, los turistas no van a las islas donde vive la población (con excepción de Malé, al encontrarse allí el único aeropuerto internacional del país). Por el contrario, eran enviados a otras islas que estaban desiertas, pero que comenzaron a construir hoteles para ofrecerles verdaderos paraísos terrenales.

Por eso hay en Maldivas tantos hoteles en islas privadas. Además, aunque Maldivas es un destino caro, es uno de los lugares más económicos para estar en una isla privada, ya que hay diferentes categorías de hoteles.

En estas islas se puede beber alcohol (en el país está prohibido), usar bikini, etc… Eso sí, el alcohol es muy caro, por lo que recomendamos ir con un paquete de todo incluido, ya que una simple cerveza puede costar hasta 15 dólares.

A las diferentes islas se viaja desde el aeropuerto de Malé, tanto en avioneta como en lancha rápida, dependiendo de la distancia a la que se encuentre. Estos desplazamientos están incluidos habitualmente en la tarifa del hotel ya que es la única manera de llegar.

Hay diferentes atolones en Maldivas donde alojarse, pero todos comparten características. Quizá lo más importante es alejarse un poco de la isla principal de Malé, ya que el agua puede estar un poco más sucia y escucharse ruido de los aviones.

¿Qué llevar en la maleta?

Maleta viaje

Para disfrutar del viaje a Sri Lanka y Maldivas, es importante preparar correctamente el equipaje. Uno de los fallos más habituales es no llevar nada de abrigo. Al ser países tropicales, se tiende a pensar que nunca hace frío.

Sin embargo, cuando estemos en la parte montañosa de Sri Lanka, las temperaturas pueden bajar y si no tenemos algo de abrigo, lo vamos a echar de menos.

Por otra parte, la protección solar es imprescindible. Vamos a pasar muchas horas en la playa y al aire libre y el sol pega fuerte en esas latitudes. Acompaña la crema solar con una gorra o un sombrero.

Al ser destinos tropicales también hay insectos y, especialmente, mosquitos. Por eso, no puede faltar el repelente de insectos, tanto en Sri Lanka como en Maldivas.

También es recomendable llevar ropa transpirable y de colores claros, tanto para el sol como para no llamar la atención de los insectos.

Un calzado cómodo también es importante, sobre todo para Sri Lanka, donde se anda bastante en muchas de las visitas. Nuestra recomendación es siempre no estrenar zapatos para evitar rozaduras. Aun así, un stick antirozaduras en nuestro kit de primeros auxilios también puede venir muy bien por si acaso.  

Comer en Sri Lanka y Maldivas

Curry de lentejas

En cuanto a la gastronomía, es otro punto fuerte del viaje a Sri Lanka y Maldivas. Aunque la gastronomía de ambos lugares es muy similar, si que hay que separar entre comer en Sri Lanka y comer en Maldivas.

En Sri Lanka tienen una cocina muy similar a la india, picante y con especias. El curry es lo más habitual, ya sea con pollo, cerdo, pescado, marisco o, incluso, versiones veganas y vegetarianas. Hay diferentes versiones con distintos niveles de picante.

En general, solemos recomendar pedir un picante suave o casi inexistente, que ya suele ser fuerte para nuestro paladar.

Además de los currys, el plato nacional de Sri Lanka es el kottu, siendo también muy comunes el lamprais, el biryani, los noodles así como snacks como pakoras o samosas.

En cuánto a los postres, hay que mencionar los rotis de coco, los kokis (similares a las flores manchegas), el arroz con leche y los eggs hoppers, que también existen en versión salada.

En Maldivas, por su parte, al quedarnos en hoteles destinados para el turismo, suele haber platos más occidentalizados. Es normal encontrar pizzas, hamburguesas, mucho pescado y marisco local, así como platos de otras gastronomías internacionales.

Si eres delicado con la comida, en Maldivas no vas a tener ningún problema, mientras que en Sri Lanka te va a costar más encontrar opciones occidentales, aunque también existen, especialmente en Colombo y en zonas muy turísticas.

Costumbres a tener en cuenta

Borobudur de Sri Lanka

Para evitar sustos y disfrutar del viaje, es importante respetar las costumbres locales, especialmente en lo que se refiere a los aspectos religiosos en Sri Lanka.

Para visitar templos y lugares sagrados es necesario cubrirse las piernas y los hombros. Así que no podemos ir en pantalón corto, minifalda o similar, tampoco en tops o camisetas de tirantes. De lo contrario, no nos van a dejar entrar e incluso nos pueden detener.

Una opción útil si no queremos ir muy tapados el resto del viaje es utilizar un sarong, tanto hombres como mujeres, y luego lo podemos guardar fácilmente en la mochila.

Por otra parte, tampoco se puede entrar en los templos, monasterios y lugares sagrados budistas con zapatos. Nuestra recomendación es llevar calcetines gordos, pese el calor, porque en las zonas exteriores el suelo puede estar muy caliente.

También es importante saber que no se puede dar la espalda a un Buda, ni siquiera para tomarte una foto, ya que se entiende como una falta de respeto. Tendrás que ponerte de lado.

Aunque la gorra es importante para evitar el sol, también hay que quitarla para entrar en los templos.

Por otro lado, las muestras de afecto en público no están bien vistas en Sri Lanka. Si te besas con tu pareja en la calle te pueden increpar y lo verán cómo una falta de respeto.

Por el contrario, en Maldivas (salvo en Malé) no tendrás ningún problema de vestimenta o con las muestras de afecto. Siempre que estés en los resorts, podrás disfrutar sin problema.

Visados y vacunas para el viaje

Isla de Maldivas

El turismo en Sri Lanka ha abierto finalmente tras estar cerrado por la COVID-19. Maldivas fue también uno de los primeros países en abrir fronteras junto a Tanzania, justo por las características específicas que mencionábamos antes que hace que los turistas no se mezclen con su población.

Para ir a Maldivas solo hace falta realizar una declaración de salud al entrar y tener una PCR de las últimas 96 horas acreditadas.

Lo mismo se pide para ir a Sri Lanka, aunque también debe añadirse un seguro COVID-19. Además, los turistas deberán hacerse pruebas PCR durante su estancia. En los primeros 5 días una, del sexto al treceavo otra y finalmente una tercera a partir del 14 que además deberá pagar el viajero en cualquier caso.

El visado de Sri Lanka se puede solicitar en esta página web. Y el visado de Maldivas se da gratuitamente al llegar al país, solo es necesario presentar el pasaporte y el billete de vuelta. Eso sí, la estancia no puede ser superior a 30 días.

Para ambos es necesario presentar un pasaporte válido con al menos seis meses de validez.

Igualmente, no son necesarias vacunas excepto la de la fiebre amarilla en caso de provenir de un país endémico. Desde España no es necesario vacunarse.

Si quieres disfrutar de un viaje a Sri Lanka y Maldivas, consulta con nosotros. También te preparamos viajes personalizados.

Pide tu viaje

    Fecha de salida:

    - Responsable de datos: BEAGLE CLUB DE VIAJES S.L

    - Finalidad: gestión de la solicitud de información y el envío de newsletters.

    - Legitimación: el consentimiento del interesado y el interés legítimo.

    - Destinatario: no se cederán datos a terceros salvo obligación legal.

    - Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

    Declaro que entiendo y acepto la POLÍTICA DE PRIVACIDAD del sitio web viajesbeagle.com

    Deseo recibir newsletter e información comercial de interés con ofertas y promociones de viajes