Publicado el

Verano en familia: claves para acertar con tu viaje

Verano en familia

Llega el calor, los niños dejan el colegio y, por fin, el tan esperado verano en familia. Es el momento de pararse a pensar qué vamos a hacer, si nos vamos a ir de vacaciones y a qué destino para disfrutar tanto los niños como los adultos.

Al fin y al cabo, se trata del momento que tenemos para desconectar, pero también para reconectar entre nosotros. Hacer un viaje permite también escapar de la rutina vacacional y, antes de irnos, crear un poco de hype y, al volver, atesorar los recuerdos y hacer actividades relacionadas.

Por ejemplo, si hacemos un viaje a Yucatán con niños, ver películas de dibujos animados como La ruta hacia El Dorado, que justo va de españoles llegando a esa zona y relacionándose con los mayas, les va a parecer una experiencia mucho más apasionante tras volver del destino.

Disfrutar de un viaje de verano en familia requiere algo más de tiempo y planificación que un viaje normal. Unas vacaciones familiares son más complejas, necesitando una mayor reflexión sobre los destinos, días de viaje, tiempos de vuelo, alojamientos, etc.

Nosotras siempre recomendamos reservar con una agencia especializada para evitar quebraderos de cabeza. Cuando viajamos con niños, improvisar no es una buena idea. No es lo mismo la adaptabilidad que puede tener una persona adulta, que la que tienen los más pequeños y no debemos olvidarlo a la hora de preparar el viaje.

Por eso, en este artículo queremos ayudarte y aconsejarte en qué deberías pensar antes de tu verano en familia.

Ten en cuenta el clima

Verano en familia

Cuando pensamos en un verano en familia pensamos en calor. Es normal, vivimos en el hemisferio norte y en un país en el que hay altas temperaturas en verano y escasez de precipitaciones.

Sin embargo, el mundo es muy amplio y hay lugares donde el clima es muy diferente. En lugares como el Sudeste Asiático, el verano es la época de lluvias, aunque la época de más calor suele ser la primavera, y no el verano, por ejemplo.

Si viajamos al norte de Europa (o de España), normalmente las temperaturas no son tan elevadas y también puede haber un poquitín de lluvia. Si, por el contrario, queremos viajar al hemisferio sur, nos encontraremos en pleno invierno, aunque el clima que encontremos también va a depender del destino final.

Lo que queremos decir es que no demos por hecho que, por ser verano, el clima va a ser excelente. Por ejemplo, si queremos ir a Egipto o Marruecos, las temperaturas serán demasiado elevadas, mientras que en el Caribe tendremos que lidiar con algún día de lluvia.

Esto no quiere decir que no se pueda hacer un México con niños en verano, por ejemplo, pero sí que hay que ser conscientes de las condiciones climáticas en cada lugar y si es, o no, lo que estamos buscando.

El mundo es tan amplio que siempre hay un destino que se adapta al clima que queremos para nuestro verano en familia.

Por otra parte, por supuesto, ten en cuenta como llevan tus hijos las altas temperaturas y la humedad, para elegir un destino en el que vayan a estar a gusto.

Selecciona cuidadosamente el destino

excursiones en méxico con niños

Otro punto fundamental lo vamos a encontrar cuando pensemos en destinos en familia. Al final, no todos los lugares están debidamente acondicionados para viajar toda la familia. Hay países o regiones más recomendadas para viajes de solo adultos, mientras que otros se pueden hacer a la perfección con los más pequeños de la casa.

Piensa en lo que queréis hacer y, sobre todo, no elijas destinos demasiado exigentes. Puede parecerte que tus hijos tienen una energía inagotable, pero probablemente no están preparados para tener muchísimos desplazamientos internos o no poder descansar y jugar alguna tarde.

Cuando viajamos con niños, no se trata tanto de ver cosas, como también de hacer actividades destinadas a ellos. Así, siempre hay que elegir destinos en los que no solo haya actividades destinadas a niños, sino que entren dentro de sus intereses.

No nos malinterpretéis, no queremos decir que no podamos sorprenderles con algo nuevo, pero también hay que darles un marco estable para que disfruten más el viaje. Por ejemplo, si acostumbran a dormir siesta, elige un destino donde puedan hacerlo.

Al final, pasar el verano en familia también se trata de descansar y de construir tiempo de calidad entre todos, permitiéndonos conocernos mejor cuando, a veces, el ritmo vertiginoso del día a día no permite prestar tanta atención a los pequeños detalles.

Realiza actividades y excursiones con proveedores especializados

canopy costa rica

Otro punto importante para un verano en familia de éxito es tener en cuenta las actividades y excursiones que contratamos. En ocasiones, cuando viajamos, podemos pensar “bueno basta con buscar un free tour y dar una propina”, pero en el caso de viajar con niños no es tan sencillo.

Si queremos que no se aburran, necesitamos animadores o guías especializados en hacer rutas con niños. Lo mismo a la hora de hacer actividades. Podemos hacer un safari en Sudáfrica, por ejemplo, pero lo ideal es que sea con un guía especializado, que convierta el viaje a Sudáfrica con niños en una experiencia inolvidable tras leones y elefantes.

Todo lo que preparemos expresamente para ellos, será lo que luego cuenten en septiembre al volver al colegio.

También hay que considerar que no todas las empresas, aunque estén especializados, tienen la misma calidad. Por eso es importante tener en cuenta experiencias anteriores o la opinión de tu agencia de viajes. Probablemente, la opción más barata no sea la más indicada, aunque puede que haya casos que sí.

En cualquier caso, al ser viajes con niños, siempre es más recomendable ir sobre seguro y hacer pocos experimentos. Ya no se trata solo de nosotros, también de las personitas más importantes de nuestras vidas. Pasar de un verano en familia maravilloso a una pesadilla puede ser simplemente producto de no haber elegido bien los proveedores o los alojamientos en los que nos vamos a alojar.

Lleva botiquín, protección solar, agua y ropa adecuada

Botiquín Beagle

Esta recomendación no solo vale para el verano en familia, sino también para cualquier viaje que hagamos. Aun así, es más importante si viajamos con niños.

Un botiquín es imprescindible. ¿No sabes qué llevar en él? Pues lo básico sería contar con antinflamatorios, analgésicos, medicación para la alergia si son alérgicos, betadine o similar, agua oxigenada y algo para la fiebre. También alguna venda, tiritas y apósitos para rozaduras.

En ese sentido, el calzado es fundamental. Nada de estrenar calzado en un viaje. Si vamos a andar bastante, hay que alejarse de las sandalias y utilizar calzado deportivo o botas que tengan protegido el talón.

Por supuesto, protegerse del sol es obligatorio, incluso aunque vayamos a destinos del hemisferio sur. Allí, aunque sea invierno, las temperaturas no son tan bajas en lugares como Sudáfrica, y el sol siempre da más fuerte en esas latitudes. Por ello, la crema solar y el sombrero o la gorra son indispensables.

Igualmente importante es el agua y algún snack. Los más mayores y los más pequeños no tienen la misma sensación de sed que los adultos, por lo que nos toca estar detrás y asegurarnos que estén hidratados, especialmente con calor o en momentos de ejercicio físico.

Por otra parte, la ropa también es importante. Que sea cómoda y transpirable y lleva una muda contigo por lo que pueda pasar. Igualmente, si vamos a zonas con mosquitos, el repelente es indispensable, así como ropa de colores claros y no intensos, para no atraer a los insectos.

Disfruta del viaje

Niño en viaje

Quizá sea una obviedad, pero siempre nos gusta aconsejar que disfrutemos del viaje. Lo sabemos por experiencia propia, ser padres es a veces muy estresante. Aún más cuando sales de tu zona de confort y tienes que enfrentarte a situaciones completamente nuevas, a las que tus hijos no están acostumbrados.

Sin embargo, si estamos buscando un viaje de verano en familia es para disfrutar. Es así de sencillo. Para disfrutar nosotros y ellos. Y para conseguirlo no solo es importante tener el mejor destino, los mejores proveedores y una maleta hecha a la perfección, también influye el estado mental.

Si estamos nerviosos, pensando en que algo va a salir mal, con la mente en la próxima actividad o el recorrido donde quizá pueda haber algún problema, no vamos a disfrutar del momento. Y no solo no vamos a disfrutar del momento, sino que tampoco lo van a hacer nuestros hijos.

Los seres humanos somos como esponjas y si estamos nerviosos y malhumorados es algo que se va a percibir y que va a ser que ellos tampoco estén al 100%. Así que nuestro consejo final es que dejemos el estrés y las preocupaciones en casa. Van a seguir allí cuando volvamos.

Esto es un paréntesis, un paréntesis bien merecido en el que disfrutar de nuestros hijos y verlos disfrutar en un entorno diferente, haciendo cosas nuevas y divirtiéndose.

Y no olvidéis que si queréis no tener que preocuparos por nada y tener un viaje 100% adaptado para toda la familia con los mejores proveedores, podemos ayudarte. Nosotras también somos viajeras en familia y te recomendamos solo opciones que ya conocemos.

    Fecha de salida:

    - Responsable de datos: BEAGLE CLUB DE VIAJES S.L

    - Finalidad: gestión de la solicitud de información y el envío de newsletters.

    - Legitimación: el consentimiento del interesado y el interés legítimo.

    - Destinatario: no se cederán datos a terceros salvo obligación legal.

    - Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

    Declaro que entiendo y acepto la POLÍTICA DE PRIVACIDAD del sitio web viajesbeagle.com

    Deseo recibir newsletter e información comercial de interés con ofertas y promociones de viajes