Publicado el

Viaje a Sudáfrica y Botswana: todos los detalles

Viaje a Sudáfrica y Botswana

Hacer un viaje a Sudáfrica y Botswana es una decisión muy inteligente si queremos ver otra cara de África. Al final, hay que hacer al menos dos escalas para llegar a Botswana, por lo que si añadimos Sudáfrica o las Cataratas Victoria, en la frontera entre Zambia y Zimbabue, aprovecharemos mejor las combinaciones de vuelo y veremos tres lugares fantásticos de manera más sencilla.

De hecho, nuestra apuesta para este viaje combina los tres destinos. En primer lugar, se vuela hasta el aeropuerto internacional de las Cataratas Victoria, en Zimbabue. Tras visitar las cataratas y su parque nacional, el Parque Nacional de Chobe, en Botswana, está bastante cerca, a solo unas horas por carretera.

Tras Chobe, toca el otro gran atractivo de Botswana: el Delta del Okavango, una de las principales maravillas naturales de África.  En los tres lugares anteriores, podemos hacer safaris.

Tras el Delta del Okavango, queda el paso a Sudáfrica. Y qué mejor que complementar tanta naturaleza con una visita a Ciudad del Cabo, una de las ciudades con más historia, ocio y cultura de todo África.

Tras disfrutar de la ciudad y sus alrededores, llega el momento de volver a España. Tres países, cuatro lugares únicos y un único viaje.

Vamos a profundizar más en sus diferentes paradas.

Cataratas Victoria

Cataratas Victoria

Las Cataratas Victoria son una parada habitual en cualquier viaje a Sudáfrica, aunque en realidad no formen parte del país. Hay muy buenas conexiones internacionales, lo que lo convierten en un destino imperdible si vamos a Sudáfrica, Botswana o los propios Zimbabue y Zambia, en cuyo territorio se sitúan.

Aunque no todo el mundo lo sabe, se tratan de una de las cataratas más grandes del mundo, pertenecientes al río Zambeze, que establece la frontera entre Zimbabue y Zambia. Junto a las propias cataratas se encuentra la localidad de Victoria Falls, en Zimbabue, mientras que, en Zambia, un poco más alejado, pero también en las inmediaciones, se encuentra Livingstone, la antigua capital colonial del país.

Con más de 1,5 km de ancho y 100 metros de altura, las cataratas son un gran espectáculo para la vista. También para el oído, ya que tantísimos litros de agua cayendo le han dado hasta su nombre local: Mosi Oa Tunya, que, traducido, sería algo así como el humo que truena. Lo del humo es por el efecto de llamada “lluvia invertida”. El agua cae con tanta fuerza que rebota y sube formando una especie de nube.

A cada lado del río hay dos parques nacionales donde podemos hacer un safari. En Zimbabue tenemos el Victoria Falls National Park y en Zambia Mosi Oa Tunya National Park, aunque en la práctica son el mismo Parque Nacional.

Además de recorrer las cataratas por su puente y sus diferentes miradores, recomendamos también recorrer en barco el río Zambeze y ver sus diferentes animales.

Si queremos ver las cataratas también por la parte del otro país, hay un visado especial que se puede comprar allí que permite ver las dos orillas, tanto la zambiana como la de Zimbabue.

Parque Nacional de Chobe

Elefantes en Chobe

De la ciudad de Victoria Falls a Kasane, la localidad de Botswana desde la que se visita el Parque Nacional de Chobe, hay solo una hora en coche.

La entrada al parque está muy cerca de Kasane, así como la zona de la Ribera, que es la más visitada, pero el parque es enorme y se extiende por muchísimos kilómetros. En esta primera zona destaca la gran cantidad de elefantes que hay.

En Chobe viven 90.000 elefantes, lo que supone la mayor población de elefantes de toda África.

Aquí hay dos cosas que hacer. Por una parte, un safari en barca por el río. En este safari podremos ver todo tipo de aves, elefantes bebiendo, así como hipopótamos y cocodrilos. Además, al amanecer y al atardecer hay bastante fauna que se acerca a beber, incluyendo leones o rinocerontes.

La otra cosa es el safari en 4×4 más tradicional, en el que, junto al guía podremos buscar todo tipo de animales en la sabana. En este parque se controla el acceso y hay menos visitantes que en países como Kenia o Tanzania, lo que hace mucho más sencillo ver animales (y más cómodo).

Quizá en el safari en barca, al no ser un río muy ancho, es más posible que nos encontremos con más barcos, especialmente si hay alguna zona de caza o animales de interés en las orillas.

En cualquier caso, Chobe es una parada imprescindible si queremos conocer los grandes safaris de África, empezando por aquellos que tienen a los Cinco Grandes. En la primera zona habrá muchos más visitantes, pero conforme entremos al interior del parque, habrá muchísimos menos.

Delta del Okavango

Delta del Okavango

A la siguiente parada se llega en avioneta desde Kasane. Se trata de un lugar Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, una maravilla natural que va a dejarte sin habla.

Se trata del Delta del Okavango, el único río que desemboca en el desierto en vez de en el mar. Este río va cogiendo agua durante la estación húmeda en las selvas africanas hasta que se desborda al llegar al desierto del Kalahari, ya en la estación seca.

Aquí crea un paisaje único, con miles de canales que van cambiando de forma cada año, convirtiendo esta parte del desierto en un verdadero vergel donde viven todo tipo de animales, incluyendo los Cinco Grandes.

Este lugar es increíble no solo por su fauna, sino también por su belleza. Además, como los canales que crea el agua cambian cada año, el paisaje es siempre diferente. Se puede recorrer los canales en barca, pero también ver la parte seca en la que abundan tantos animales salvajes como en Chobe.

El Delta del Okavango destaca también por ser el hogar de los leones nadadores. Se trata de leones que se han adaptado al clima y a las características especiales del Delta y los podemos ver nadando mientras buscan a su próxima presa.

También es un lugar lleno de elefantes, debido a la gran cantidad de agua y a la vegetación que crece rápidamente cada año. De hecho, en muchas ocasiones son los propios elefantes con su alimentación los que terminan cambiando los cauces de los canales y dibujan el paisaje del río Okavango. En definitiva, estamos ante un lugar maravilloso que se nos va a quedar en la rutina.

Ciudad del Cabo

Ciudad del Cabo en un viaje a Sudáfrica y Botswana

Por último, vía aérea desde Maun, llega el momento de visitar una de las ciudades de Sudáfrica más impresionantes, por no decir la más: Ciudad del Cabo. Este lugar, indispensable entre los viajes organizados a Sudáfrica, destaca por su arquitectura única, su carácter cosmopolita y la multitud de opciones de ocio disponibles, por no hablar por un entorno natural inolvidable.

Punto de partida de la mayor parte de rutas en Sudáfrica, la propia ciudad tiene mucho que ver. El muelle, también conocido como Waterfront, se ha convertido en uno de los lugares más turísticos. Hay todo tipo de restaurantes con vistas al mar, acuarios, una noria, barcos para hacer excursiones, museos, etc.

También es muy interesante el barrio de Bo-Kaap. El barrio malayo de la ciudad, situado en una zona alta, con unas vistas estupendas, destaca por sus casitas de colores, preciosas para Instagram.

La zona del centro, con sus edificios coloniales, sus museos y sus mercados, también es perfecta para pasear. Y si queremos algo más natural, en la propia ciudad se ubica la Montaña de la Mesa, una de las maravillas naturales del mundo, perfecta para excursión de naturaleza urbana.

Otra opción es el jardín botánico de Kirstenbosch, una de las mejores recomendaciones para viajar a Sudáfrica, ya que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Alrededores y excursiones desde Ciudad del Cabo

Pingüinos en la playa de Boulders

Más allá de la visita a la ciudad, en las cercanías de Ciudad del Cabo hay todo tipo de atractivos turísticos. Tantos, que para recopilarlos haría falta un artículo entero, pero vamos a ver algunos de los más llamativos.

Si nos gusta el vino, entonces debemos ir a la zona norte, al valle de Stellenbosch. Aquí, entre pequeños pueblos coloniales, se produce gran parte del vino sudafricano, uno de los más apreciados del mundo.

En la costa, hay diferentes lugares que visitar, además de contar con algunas de las mejores playas de Sudáfrica. De ellas, un lugar muy especial es la playa de Boulders donde podemos visitar a los pingüinos africanos, una parada perfecta para un Sudáfrica con niños.

Además, es muy interesante acercarse a ver ballenas en Hermanus o bañarse con tiburones en Gansbaai, también bastante cerca de Ciudad del Cabo.

El viaje a Sudáfrica y Botswana bien puede terminar visitando el Cabo de las Agujas y su faro, el punto más meridional del continente africano. Este título lo tenía hasta hace poco el Cabo de Buena Esperanza, que también se puede visitar en una zona llena de animales salvajes, tanto terrestres como marinos.

Las opciones son bastante variadas y permiten poner el punto final a un viaje a Sudáfrica y Botswana imprescindible para conocer los principales secretos del África austral.

    Fecha de salida:

    - Responsable de datos: BEAGLE CLUB DE VIAJES S.L

    - Finalidad: gestión de la solicitud de información y el envío de newsletters.

    - Legitimación: el consentimiento del interesado y el interés legítimo.

    - Destinatario: no se cederán datos a terceros salvo obligación legal.

    - Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

    Declaro que entiendo y acepto la POLÍTICA DE PRIVACIDAD del sitio web viajesbeagle.com

    Deseo recibir newsletter e información comercial de interés con ofertas y promociones de viajes